5 beneficios psicológicos de la natación

  • natación
  • psicología
  • salud

Practicar el deporte de la natación de forma regular acarrea muchos beneficios a nivel físico, ayudando también a desarrollar de forma notable la inteligencia emocional. Pero, ¿conoces todas las ventajas que nadar, tanto en piscina como en el mar, aporta a tu salud mental y tu equilibrio psicológico? En este post queremos que conozcas las más importantes, recordándote que todos los deportes aportan a los individuos que los practican numerosas ventajas de este tipo, pero en concreto, la natación es una de las actividades más completas que existen.

Desde una perspectiva psicológica, es un oasis para los problemas cotidianos y la ansiedad asociada. Al mismo tiempo, permite desarrollar valores muy positivos como la constancia y la tenacidad.

Por otro lado, los beneficios físicos de la natación son ilimitados. A grandes rasgos, es un deporte bastante completo, fantástico para el entrenamiento cardiovascular, la resistencia y la tonificación. Además, es una actividad ideal para quienes se recuperan de una lesión o para aquellas personas que sufren dolor en las articulaciones.

Ciertamente, debes saber que la natación es el único deporte que se recomienda en más del 80% de los casos médicos y tiene un gran público objetivo, accesible desde niños a ancianos. De hecho, los estudios confirman que nadar ayuda contra muchas enfermedades, ya que crea un estado de confort físico y psicológico.

Asimismo, la investigación respalda el hecho de que, a través de sus cualidades, el agua ejerce un fuerte efecto tónico sobre el sistema nervioso. Por ello, las actividades acuáticas suelen recomendarse a aquellas personas que sufren trastornos mentales.

Beneficios psicológicos de la natación que debes conocer:

Para notar los efectos psicológicos positivos, es necesario que practiques la natación de forma regular. Hacerlo de forma aislada, por supuesto, es muy positivo, pero no alcanzarás plenamente todos los beneficios físicos y psicológicos que implica la práctica frecuente del deporte.

Enumeremos todos los beneficios psicológicos de la natación que podrás disfrutar si nadas con frecuencia:

  • Regular el nivel de estrés: Cuando nadas, tanto por la realización de la actividad física como por el hecho de que al practicarlo aprendes a respirar de una forma controlada y relajada, contribuyes a relajar todo el sistema nervioso.
  • Rebajar el nivel de ansiedad: La natación funciona también como ejercicio de meditación sumamente efectivo. Para ello, debes nadar de forma suave y relajada, casi flotando, sin ejercer ninguna tensión sobre los músculos, mientras concentras en tu respiración o en el ritmo de los latidos de tu corazón. Esta pequeña meditación, además de equilibrar nuestro estado de ánimo, conlleva otra ventaja fundamental: el aumento de la confianza en ti mismos, especialmente en lo que se refiere a la toma de decisiones.
  • Disminuye tu timidez y favorece la socialización: Si realizas esta actividad en compañía de otras personas, perderás tus miedos y verás como cada vez la interacción con los otros te resulta más fácil. Por otra parte, en una clase o grupo de entrenamiento podrás establecer vínculos de amistad y lazos emocionales fundamentales para la salud mental diaria y la felicidad.
  • Tranquilidad. Dentro del agua podrás experimentar la increíble sensación de paz que produce el escuchar tu respiración y el fluir del agua. Si tu rutina laboral y personal perjudica tus nervios, nadar con asiduidad implica un punto de inflexión para relajarte, disfrutar de tiempo exclusivamente para ti, desconectar de los problemas y salir renovado y con ganas para tus próximos proyectos.
  • Mejora de la autoestima: Subir tus marcas personales, mejorar en la práctica de la natación, acudir a competiciones a nivel amateur o profesional o aprender nuevas técnicas de nado son claves para la mejora de tu autoestima.

¿Qué estás esperando para disfrutar de todos los beneficios psicológicos de la natación?